A propósito de lo ocurrido con Charlie Hebdo

Charlie HebdoSi Usted es de esas personas que no soporta un punto de vista distinto al suyo (o sea, un intolerante), el recomiendo que mejor no lea este artículo.

Lo ocurrido hace días a Francia, en el cruel y miserable atentado a la publicación conocida como Charlie Hebdo, es, a no dudarlo intolerable también. Pero lo dicho no es ninguna novedad; habría que ser un descerebrado para justificar la desproporcionalidad mostrada.

No obstante habría que tratar de ponerse en el otro lado (el del «otro»), aspecto en el que los peruanos al menos tenemos carestías porque simplemente no nos interesa el «otro». En fin, más allá de ello, me vienen a la mente las siguientes preguntas que me gustaría dejar por sentado : ¿ cuál es el límite de la prensa cuando no se trata de una publicación en todo serio ?, o siendo más directo ¿ le gustaría que se burlen de un aspecto de su vida personal que considere especialmente sensible (como de su religión por ejemplo) ?

Desde luego podrá decirse, legalmente hablando, que la burla no es punible y eso es cierto. Legalmente. Si vamos a otro plano, precisamente al de colocarse en el lugar de ese otro, veremos que una burla puede ser más hiriente que una afirmación «seria». De ahí en más viene todo un tema en cuanto a la calidad de la reacción concierne; claro, los católicos no reaccionarían así, pero los demás no se sabe.

La impunidad de cierta prensa a veces provoca ira, rabia, resentimiento, y en muchas de esas oportunidades, es gratuita, o sea no tiene justificación. La disculpa de dos líneas en un espacio que nadie ve, no sirve de nada (aunque legalmente tal vez sí); ¿y entonces qué hacemos?, ¿ qué pensaría o sentiría Usted – por ejemplo – si lo publican desnudo en una primera página de un diario de circulación nacional ? ¿ qué haría ? Matar al periodista responsable no es una salida válida ni tampoco justificable, pero las ganas no las quita nadie.

Repito por si no quedó claro: lo del atentado a Charlie Hebdo no tiene nombre y es un crimen que debe castigarse severamente. Ahora, burlarse de alguien impunemente ¿ no debería serlo también ?