Twitter y el estado Islámico

Twitter y el estado IslámicoHace relativamente pocos días se volvió a tocar el asunto de la responsabilidad delas redes sociales de cara la difusión de contenidos vinculados a grupos terroristas como el Estado Islámico (EI). Se sacó nuevamente a la luz un estudio realizado en EEUU que concluía que existían, aproximadamente, 46 000 cuentas en Twitter de usuarios – al menos simpatizantes – del EI.

¿ Qué responsabilidad pueden tener Twitter o Facebook por «alojar» cuentas de este tipo de personas ? ¿o You Tube también por difundir los vídeos ? El asunto no es pacífico desde luego y la interrogante podría extenderse a todos aquellos delitos cometidos, o si se quiere difundidos, facilitados, por estas redes sociales (pornografía infantil, terrorismo, o acá en el Perú homicidios, robos, en fin).

Habría – como dice la Biblia – separar la paja del trigo.

En principio no puede existir responsabilidad de una persona cuando esta realiza lo que en Derecho Penal se llama conducta neutra. Es decir, cuando lleva a cabo una conducta de acuerdo a su estándar social; ¿ qué significa eso ? Por ejemplo un taxista que – sin conocerlo y aceptarlo – lleva a un delincuente y le ayuda – causalmente – a huir con el botín. Es cierto que le ayuda a huir, pero en el ejemplo descrito,el taxista no quiso y menos aún sabía del hecho anterior; de ello que se diga que no se solidarizó, no participó como un cómplice lo haría.

Las redes sociales administran una magnitud de información que hace imposible la discriminación puntual de qué es lo que entra o no. Según esa óptica, podría decirse – y subrayo el condicional- que no tendrían responsabilidad al comportarse de acuerdo a una conducta neutra.

La situación cambia ostensiblemente si,como ocurre ahora, la red social conoce el hecho puntual y aún así continúa con su actividad. En mi criterio la perspectiva varía porque ya no puede afirmarse una condición de ajeno. Ciertamente, nadie puede decir que tiene la directa intención de ayudar a los grupos terroristas, pero al menos no le es desconocido. Eso ha motivado la respuesta de Twitter para enfatizar que va a reaccionar tratando de eliminar esas cuentas. Por supuesto, la amenaza de los terroristas no se hizo esperar.

Ya con esto Twitter podría haber salido de una responsabilidad (aunque dudo que alguna vez se plasme algo semejante en una investigación). Sin embargo, hacen bien las grandes corporaciones en asumir su función como buenos ciudadanos y luchar frente a la criminalidad. A los demás, solamente les queda seguir el ejemplo.

Por: Dr. Eduardo Herrera Velarde