Las operaciones petroleras en los tiempos de Coronavirus

AUTOR: JORGE FERNANDEZ LOO

 

Con las medidas sanitarias impuestas en gran parte del mundo para evitar la propagación del virus, muchos países han reducido su importación de petróleo, coyuntura excepcional que ha generado también una significativa repercusión negativa en la economía global.

Como sabemos, China es el principal importador de petróleo del mundo, de ahí que la suspensión de sus principales operaciones comerciales relacionadas a dicha actividad golpeó fuertemente la cotización del barril de petróleo en la bolsas del mundo, alcanzando incluso su valor más bajo en los últimos 20 años. 

Ciertamente, la sobreproducción de crudo, sumada a una demanda insuficiente del mercado y el escaso espacio de almacenamiento, significó un duro golpe a la actividad petrolera, sin duda alguna, uno de los principales motores económicos de nuestra selva peruana, lo que nos permite realizar un breve análisis.

En el departamento de Loreto existen seis empresas petroleras con contratos vigentes de licencia de exploración y explotación de hidrocarburos, pero actualmente, ¿Las empresas petroleras están operando?, ¿Qué están haciendo para mantener sus operaciones?, ¿Han cerrado operaciones y de qué forma?

Para dar respuesta a dichas preguntas, señalamos que pese a estar la actividad petrolera dentro del grupo de empresas exceptuadas para continuar operando según el Decreto de Urgencia N° 046-2020-PCM, algunas de ellas, para limitar cualquier posibilidad de contagio y propagación de la enfermedad, decidieron reducir al mínimo e indispensable la cantidad de personal y confinar el crudo. 

En esa misma línea, el personal administrativo viene realizando sus funciones vía teletrabajo. Por su parte y siguiendo todas los protocolos de seguridad para los trabajadores, la refinería de la selva de Iquitos también viene laborando con personal indispensable para continuar la refinación de petróleo, todo ello en aras de no poner en riesgo el abastecimiento de petróleo, combustibles, gas, y/o cualquier derivado hasta la reactivación económica del país.

El mayor problema que afrontan actualmente las empresas petroleras es el precio del crudo, en el Perú el precio mínimo del barril para seguir operando, debe fluctuar en US$ 39.00 dólares¹ por barril de producción (incluido pago de regalías, canon e impuestos), de tal manera que con el precio actual del barril (como consecuencia del COVID-19) de menos de US$ 19.00 dólares, es inviable comercialmente seguir produciendo pues no cubre el valor del costo, lo que implicaría el cierre de las diversas operaciones en un futuro.

En ese orden de ideas, debemos precisar que conforme al cuadro de canon anual 2019 publicado por Perú Petro, por producción de hidrocarburos para la región Loreto fue S/. 146’000,027.00, entonces cabe preguntarnos ¿Qué se hizo con ese dinero?, ¿Por qué no se utilizó en obras públicas?, ¿Es justo que Loreto sea la tercera región con mayor cantidad de fallecidos de COVID-19?

¿Es justa la falta de camas para los pacientes de coronavirus en los dos hospitales de Iquitos y peor aún que en el interior de la región las personas mueran sin dignidad?, ¿Es justo que cadáveres de ciudadanos peruanos sean acumulados en un cuarto que funge de mortuorio, cuando es una región que tiene dinero producto del canon petrolero pero que nunca se viabilizan los proyectos de obras públicas para la región ?

Por otro lado, el plan de cierre de brechas para la población del ámbito petrolero de la región Loreto, contempla invertir S/ 5,292’000,000.00 del año 2020 al 2025, de los cuales S/ 3,231’000,000.00 estarían dirigidos a obras de infraestructura, otros S/ 1,184’000,000.00 a capital humano, S/ 595’000,000.00 a obras² de conectividad e integración territorial, S/ 162’000,000.00 a desarrollo económico, S/ 75’000,000.00 a promover el ambiente sostenible y S/ 45’000,000.00 millones al fortalecimiento institucional, obras que benefician a la población de 25 distritos pertenecientes a las provincias del Datem del Marañón, Loreto, Alto Amazonas, Requena y Maynas. 

En la actualidad, varias operaciones petroleras de la selva del Perú han optado por invocar la cláusula de fuerza mayor, procediendo a suspender temporalmente las operaciones en los lotes con la finalidad de no poner en riesgo la salud de sus colaboradores por contagio de COVID-19 y, claro está, el riesgo latente de extenderse a los moradores de las comunidades nativas cercanas a los lotes petroleros, quienes, por cierto, han optado por el “autoaislamiento”, bloqueando las tranqueras del ingreso a las comunidades por tratarse de poblaciones vulnerables.

Para evitar eso, expertos del sector de hidrocarburos proponen lo siguiente:

1.- La postergación del pago de regalías petroleras hasta que el precio del crudo se recupere a nivel mundial.
2.- Fomentar se expida el Nuevo Reglamento de Regalías.
3.- Flexibilizar y Reprogramar las cláusulas de cumplimento.
4.- Impulsar la modificación de la Ley Orgánica de Hidrocarburos que desgraciadamente con este Congreso temporal no será factible.
5.- Homologar el canon petrolero y gasífero.
6.- Redistribuir el canon petrolero, siendo el canon, el vehículo para llegar a las regiones, con la finalidad de hacer obras públicas.
7.- Seguir con el plan de cierre de brechas para evitar conflictos sociales.
8.- Evitar el cierre de los lotes, que ocasionaría despidos masivos, y en caso se devuelvan los lotes a Perú Petro, éste tendría que asumir los costos de monitoreos.
9.- Los contratos de licencia que están próximo por vencer, se debe flexibilizar la negociación directa.

 

 

1. Conferencia on line: Perfil del Sector Hidrocarburos luego del Covid-19. Perú Energía 16.04.20.
2 www.elperuano>noticia-cierre-brechas, 09.02.20

Linares Abogados

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *