¿Y dónde está el piloto?: Sobre el compliance y la pandemia