Los protocoles son un arma de doble filo